Operación Palace o cómo engañar a 5 millones de espectadores

Operación Palace se perfilaba como un gran éxito de Jordi Évole, tratando de desvelar los supuestos secretos del Golpe de Estado del 23-F, en un momento en la que las instituciones públicas,incluida la Monarquía están más que cuestionadas. Llevaban semanas anunciándonos Operación Palace como “un programa que no dejará a nadie indiferente” e incluso en una de sus promos anunciaban “¿Puede una mentira explicar una verdad?”.

El programa planteó como cierto un supuesto plan organizado por todos los partidos, en el que primero se planificó la dimisión de Adolfo Suárez, después la sesión de investidura de Calvo Sotelo el 23 de febrero, además de la grabación del mensaje que daría el rey, la puesta en conocimiento del plan a los militares implicados, a excepción del teniente coronel Antonio Tejero y, por último, la puesta en escena en el Congreso de toda la farsa.

El motivo era supuestamente el de lograr fortalecer la incipiente democracia y el papel de la monarquía, encarnado en Juan Carlos I. Para dar credibilidad al documental, Évole contó con los falsos testimonios de Iñaki Gabilondo, por entonces jefe de informativos de TVE, Fernando Ónega, jefe de informativos de la Cadena Ser, Joaquín Legina, exsecretario general del PSM, José Luis Garci o el exministro de Educación, Federico Mayor Zaragoza.

Conforme se sucedían los minutos, la historia cada vez se tornaba más rocambolesca, llegando al punto de que supuestamente se había tomado Valencia con tan solo 6 tanques, que lo que hacían era dar vueltas alrededor de la cámara para parecer más o que Fraga, a falta de pocos minutos de la liberación, comenzase a quejarse de una manera muy llamativa porque tenía hambre. Finalmente en los últimos segundos de documental,  advirtieron que este era falso y que en ningún momento se había podido acceder a la información, ya que a día de hoy sigue clasificada.

El falso documental  congregó frente al televisor a 5.229.000 personas, lo que supuso un 23,9% de cuota de pantalla. Un éxito rotundo no solo en televisión, ya que el programa también generó una actividad altísima en las redes sociales. La #OperacionPalace logró ser trending topic en Twitter, tanto nacional como mundial, y continúa siéndolo gracias a las más de 256.000 menciones que recibió este hashtag.

Todos los medios de comunicación se han hecho eco de Operación Palace, y las redes sociales siguen debatiendo a cerca del programa de Évole. Para muchos espectadores ha sido una falta de consecuencia por parte de Évole, ya que su programa se caracterizaba por un gran rigurosidad, mientras que este documental puede hacer que la gente crea que los siguientes Salvados también son mentira. Aunque por otro lado, encontramos a mucha gente que ve este falso documental como un oportunidad para darnos cuenta de lo poco críticos que llegamos a ser con la información que nos llega de los medios, ya que incluso Jordi Évole puede llegar a mentir de una manera tan rotunda como se hizo ayer.

Lo que sí es cierto, es que viendo con perspectiva, Operación Palace ha sido una adaptación moderna de La Guerra de los Mundos de Orson Welles. En aquella ocasión, Welles aún advirtiendo que su narración radiofónica era una dramatización, la población se creyó la supuesta invasión alienígena. Si nos fijamos en un tweet que publicó anoche Évole justo cuando iba a empezar el programa: “Empezamos Yaaaaa!!! Primero un experimento #OperacionPalace”, nos deja caer muy sutilmente la idea de que Operación Palace solo sea un experimento socilógico,además unido al ambiguo “¿Puede una mentira explicar una verdad?” de la promo del programa, hace que viéndolo desde una perspectiva crítica, pueda parecer un documental falso.

Al finalizar el programa Évole se disculpó con el público con un vídeo publicado en la web de La Sexta que os dejamos más abajo. En ese vídeo el presentador también declaró que: “Como mínimo nosotros hemos reconocido que era mentira lo que hemos contado, y que seguramente ha habido otras veces que también les han contado mentiras y nadie se lo ha dicho”. Como breve moraleja, nos tenemos que quedar con el mensaje que han querido transmitir, de que ninguna información, por más fiable que pensemos que es la fuente, nunca se ha de creer “a pies juntillas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s