MØ nos hizo sudar en la sala Independance

Yaiza López- Huerta

La cantante danesa MØ  (nombre artístico de Karen Marie Ørsted) sacó este mismo mes su primer álbum No Mythologies to Follow (RCA, 2014). Contando con que ya ha colaborado con los famosísimos productores Diplo y Avicii, en XXX 88 (una canción muy Diplo y una de las mejores del disco para mi gusto) y en Dear Boy  respectivamente, no sorprende que tanto el largo como los vídeos cuenten con una gran producción para tratarse de un artista emergente.

En No Mythologies to Follow pueden encontrarse temas con beats profundos,  bastante prometedores y de gran nivel, pero así mismo  alguna que otra canción que no pasa de ser un tema pop mediocre y baja un poco el listón. Tan pronto se asemeja a Lana de Rey (Never Wanna Know) como –salvando las distancias- a una Grimes bastante más energética (Pilgrim, Waste of Time). Partiendo de este panorama, su directo me supuso una auténtica sorpresa.

Los teloneros elegidos para la fecha de su actuación en Madrid (En Barcelona le tocó el turno a Carlos Sadness) fueron el grupo Kokó. Realmente no comprendo muy bien la elección de los artistas invitados en ninguna de las dos ciudades, y Kokó no estuvieron especialmente pletóricos. Guitarreo oscurillo al uso y poco más.

Algo completamente diferente a lo que ocurrió con MØ. Supongo que con este tipo de grupos pueden suceder dos cosas: o se desinflan en gran medida al dar el paso hacia el directo (no he tenido el placer de ver a Die Antwoord en directo, pero tienen pinta de servir de ejemplo en este caso) o mantienen el tipo y consiguen contagiar su ritmo a toda la sala. Es el caso de MØ, por supuesto. Al salir al escenario sus percusiones y sonido de ramalazos tropicales se intensifican e incluso aquellas canciones que en su versión de estudio pueden no decir demasiado, como I Don´t Wanna Dance, adquieren un encanto especial.

Hay que reconocer que la chica es toda una frontwoman y se lo curra a la hora de ofrecer un espectáculo completo, pogo, stage diving y firma de discos incluidos. Se podía palpar en la sala toda la energía que MØ consiguió sin demasiado esfuerzo contagiar  a un público ya predispuesto, y en general la experiencia de su primer directo en España fue más que satisfactoria. Punto para ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s